• Ricardo Vázquez Villanueva

Las cinco cosas que no puedes dejar de visitar


Bacalar, Situado a 35 kilómetros al noroeste de Chetumal, reúne distintas cualidades que lo vuelven único y por lo que es considerado “Pueblo Mágico” por la Secretaría de Turismo Federal. Tiene una historia mucho mayor de lo que aparenta. Fue fundado en el año 435 D.C. como el pueblo maya de Siyancaan Bakhalal. Tras la feroz guerra de conquista en la Península de Yucatán, don Gaspar Pacheco lo refundó como la Villa de Salamanca de Bacalar en 1544.


A lo largo del virreinato, vivió siempre bajo la amenaza de los piratas ingleses, quienes llegaron a arrasarlo en 1652. Más tarde, fue uno de los principales escenarios de la Guerra de Castas: en 1848 cayó en manos de los mayas rebeldes; al año siguiente lo recuperó el gobierno criollo de Yucatán. En 1858 los mayas cruzoob lo volvieron a conquistar, y esta vez dieron muerte a todos sus habitantes. Los rebeldes lo mantuvieron en su poder hasta 1901, cuando las fuerzas del gobierno federal lo ocuparon definitivamente.


Aunque a lo largo del siglo XX creció en tamaño y población, Bacalar sigue teniendo una muy agradable atmósfera, que es el complemento perfecto a la caleidoscópica presencia de la gran laguna adyacente. Su parte más antigua tiene un trazo reticular y se extiende entre la carretera federal 307 y la laguna. En esta área se localizan el Fuerte de San Felipe y una ancha plaza a sus espaldas. Una cuadra más hacia el poniente está la Iglesia de San Joaquín, edificada a mediados del siglo XVI, si bien conserva poco de su riqueza original. La imagen de su santo patrono es considerada muy milagrosa, y sus festejos en agosto son muy llamativos. La mayoría de los pequeños hoteles y restaurantes del poblado se encuentran sobre la ribera de la laguna, al sur del centro y a lo largo de unos cuatro kilómetros, hasta el Cenote Azul. La avenida Costera Bacalar es la vialidad que une todos estos puntos. Los hoteles y restaurantes son en Bacalar la principal vía de acceso a la laguna. Uno puede echarse a nadar desde sus pequeños muelles o bien alquilar ahí lanchas, motos acuáticas o kayaks

Fuerte San Felipe Punto de visita obligada en Bacalar es esta famosa fortaleza construida por orden del capitán general de Yucatán Antonio de Figueroa y Silva en 1733. Es una formidable estructura militar de espesos muros, baluartes en sus cuatro esquinas y un foso de 4 metros de profundidad, que en su tiempo debió haber tenido agudas estacas. Se calcula que unos sesenta soldados, además de oficiales, pudieron haber formado su guarnición. Durante la Guerra de Castas el edificio cambió de manos varias veces y quedó totalmente inservible, hasta que en 1938 el ejército federal se encargó de restaurarlo. Hoy alberga un pequeño pero excelente Museo de la Piratería que muestra embarcaciones a escala, dispositivos interactivos, mapas y piezas históricas, a través de un espléndido despliegue museográfico. Está a cargo del Instituto Quintanarroense de la Cultura y abre de martes a domingo de 9:00 a 20:00 horas.


El árbol que está sembrado frente a las puertas del museo es de Palo de tinte o Palo de Campeche, una especie originaria de la península de Yucatán que da un oscuro pigmento indeleble muy apropiado para teñir textiles. Dicho árbol, que antes de la aparición de los pigmentos sintéticos era muy cotizado, fue el objeto de la codicia de los ingleses y la razón principal por la que durante siglos mantuvieron con esmero su base pirata de Belice.






Casa de la Cultura: Esta casa que data del siglo XIX, fue reconstruida por el gobierno del Estado e Inaugurada por el Presidente de la República en el mes de Julio de 1990. En la actualidad ofrecen talleres para personas de todas las edades, como son: Danza Folklórica, Poesía Coral y Teatral, Manualidades, Ingles, y Danzón.


Por lo que Promueve la integración de la comunidad a las distintas manifestaciones culturales, a través de la participación activa de los sectores, contribuyendo así al aprovechamiento del tiempo libre de acuerdo con los intereses.


A su vez sirve como núcleo coordinador para respaldar y conjugar los esfuerzos de otras organizaciones existentes en la comunidad que están relacionadas con el área cultural y apoyar los nuevos valores artísticos mediante estímulos y acciones concretas.


De igual manera propicia entre la comunidad la preparación de un público potencial capaz de reconocer y apreciar los diversos elementos que conforman las manifestaciones artísticas.



Casa Internacional de Escritor La Casa Internacional del Escritor de Bacalar fue inaugurada en 1990 por el Gobierno del Estado de Quintana Roo y para su operación firmó un convenio de cooperación con la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM) y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA).


La Casa Internacional del Escritor es operada a través de la Secretaria de Cultura con el objetivo de brindar un espacio para albergar cómodamente a escritores, poetas y creadores artísticos en general de la región, el país y el extranjero.


Está ubicada en la población de Bacalar, de antiguas raíces mayas, a orillas de la Laguna de Siete Colores, custodiada por un portentoso y elegante fuerte colonial del siglo XVI mismo que alberga al Museo del Fuerte San Felipe Bacalar


Ha sido sede de importantes eventos nacionales e internacionales como la Primera Reunión Nacional de Escritores de Cine, la Primera Reunión Nacional de Directores de Cine, Primer Diplomado Internacional para Escritores, entre otros.


Por su envidiable ubicación geográfica y los atractivos de su entorno, ofrece las condiciones óptimas para llevar a cabo la producción artística y cultural a través de programas de intercambio con diversas instituciones y organizaciones para la realización de proyectos de producción, difusión, capacitación, actualización e investigación en los diversos campos de la cultura.


Sus hermosos jardines, la tranquilidad de la zona en que se encuentra y su ubicación junto a una de las lagunas más hermosas del país, conjugan un clima de tranquilidad y belleza en armonía con la naturaleza, que invita a la creatividad y a la inspiración.


Sus amplias y cómodas instalaciones cuentan con cinco confortables bungalous de cuatro habitaciones para dos personas cada una, pudiendo albergar simultáneamente un máximo de cuarenta personas. También tiene una sala de juntas, biblioteca, sala de lectura, servicio de comedor, acceso directo a la laguna y estacionamiento.


Iglesia de San Joaquín Construcción de estilo Colonial del siglo XVIII, recién restaurada, con el techo abovedado dividido en naves. En el poblado de Bacalar se celebra cada año en el mes de agosto la Fiesta de San Joaquín, patrono del lugar, a la cual se incluyen las competencias de motonáutica nacional.


Bacalar cuenta con importantes vestigios coloniales que al mismo tiempo jugaron un papel decisivo en la Guerra de Castas. El Fuerte de Bacalar con sus cuatro Baluartes tuvo la función de defender a la población de los embates piratas que traficaban con el palo de tinte. Además, en el interior del mismo, se encuentra un museo regional que testifica todos estos hechos históricos. La iglesia pertenece a la época colonial y aún sigue funcionando con fines religiosos.


La laguna de los 7 colores: El título de esta ruta es el sobrenombre perfecto de la laguna de Bacalar, porque sus plácidas aguas cubren toda la gama posible entre el azul turquesa y el azul de Prusia. Es, de hecho, el mismo milagro de tonalidades del mar Caribe, pero tierra adentro, rodeado aún de selva.


No es exagerado decir que entre los grandes cuerpos de agua de México es uno de los más hermosos o, tal vez, el más hermoso de todos. Sobré su costa occidental se sitúan el pueblo de Bacalar, algunas comunidades más pequeñas y grupos de cabañas.


En las cercanías hay también zonas arqueológicas y parques ecoturísticos. En conjunto, el viajero encuentra aquí una formidable combinación de panorámicas extraordinarias, cultura, diversión y una excelente red de servicios.


Tanto al norte como al sur de Bacalar el viajero podrá encontrar diversos puntos de acceso a la laguna, que unas veces corresponden a pequeñas comunidades y otras a pequeños hoteles. 16 kilómetros al sur de Bacalar está el caserío de Xul-Há, nombre maya que significa "fin del agua. En efecto, ahí está el extremo sur de la laguna de Bacalar. Unas escalinatas muy rústicas al final de una de las calles del pueblo llevan hasta la orilla de la laguna, donde uno puede echarse un chapuzón.


A 29 k.m. del poblado de Bacalar se encuentra Buenavista. Dentro del pueblo, a un kilómetro de la carretera está el Balneario Buenavista, un parque muy sencillo a orillas de la laguna. Cuenta con restaurante, juegos infantiles, camastros, palapas de alquiler y kayaks.



Laberintos Acuáticos: Con casi 60 kilómetros de punta a punta, Bacalar es la segunda laguna interior más larga del país, después de la de Chapala que tiene unos 80 kilómetros. A pesar de sus dimensiones, esta laguna es sólo la puerta de un mucho mayor sistema lacustre y fluvial en el sur de Quintana Roo. Por el norte, Bacalar está conectada con otras lagunas como Guerrero y Chile Verde, que a su vez están también comunicadas con la bahía de Chetumal, y que por esta razón tienen aguas salobres. Por el sur, está conectada con el río Hondo a través del canal de Chac, no siempre fácil de ver. Esta doble conexión significa, entre otras cosas, que Chetumal técnicamente está sobre una isla. Las rutas comerciales del pasado siguieron en buena medida esta compleja red acuática.


Hasta mediados del siglo XX los campamentos madereros en el extremo norte de la laguna arrojaban los troncos de los árboles cortados a las aguas de la laguna, y en grupos de varios cientos los remolcaban hacia el sur para sacarlos por Chetumal. En los siglos anteriores los piratas ingleses se internaban desde Belice en este territorio en busca del valioso palo de tinte a través de un canal que desembocaba casi enfrente del actual Bacalar. Por eso, según algunos estudiosos, es que el Fuerte de San Felipe fue edificado donde está y no en la costa, el lugar obvio para colocar las defensas contra los piratas. Para el viajero, este enorme sistema acuático ofrece oportunidades de paseos y aventuras al gusto. Se puede simplemente alquilar una lancha para una vuelta normal por el centro de la laguna, o bien rentar un kayak por un par de horas en la misma zona. En el parque Uchben Kah están los recorridos guiados que permiten avistar la flora y fauna mejor preservadas del norte de la laguna.





 

Fuente: Dirección de Turismo del Municipio de Bacalar

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo